(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94

La cultura del ahorro pareciera ser una actividad complicada de ejercer, pero es una práctica que ofrece grandes beneficios para el futuro y que es justamente lo que se tiene que considerar primordial.

Sin embargo en México solo el 40% de la población no lo hace y aunque la mayoría ahorra, muchos de los que practican el ahorro suelen preferir canales informales como las famosas tandas o ahorros en casa. Este tipo de ahorro con lleva mayores riegos que ponen en juego tu dinero además de que no te ofrecen un rendimiento porcentual redituable.

Tener la práctica del ahorro ya es un paso de suma importancia, ejercerlo te puede garantizar el contar con los recursos necesarios para futuras etapas avanzadas de tu vida.

Y es justamente esta la principal ventaja del ahorro, que puedas contar con recursos en el futuro que te ayuden a solventar gastos quizá no previstos o bien que puedan ser un buen incentivo para poder planificar tu retiro laboral.

Por eso es recomendable que una vez en que empieces a percibir ingresos, se considere iniciar a ahorrar. Hay que contemplar que el ahorro es básicamente los ingresos menos los consumos.

Existen diferentes vías de ahorro como:

 

  • Inversión
  • Cuentas bancarias
  • Compra de inmuebles
  • Fondos de retiro
  • Certificados de depósito

 

Cual sea que fuera el tipo de ahorro es necesario que se destine a las inversiones correctas para que el dinero fluya y no se genere un estancamiento que imposibilite una inversión productiva.

Es importante tomar en cuenta que muchas personas que hoy laboran, ya no cuentan con un régimen de pensión que los ampare en el futuro. Si no se contempla un fondo de retiro la situación económica no podrá ser la misma durante toda la vida.

Algunas opciones para iniciar la practica del ahorro son:

 

  1. Contratar una cuenta bancaria: verificar cuales son los rendimientos que ofrece, aunque esta opción no ofrece rendimientos altos, pero si ofrece seguridad en cuanto a que tu dinero estará protegido y también tendrás liquidez, es decir que podrás hacer uso de este en cuanto lo dispongas. 
  1. Afore: esta opción genere mayores intereses que son más redituables en cuanto a rendimiento, una vez que empiezas a laborar se te registra en alguna Afore y es porque la empresa aportará un aparte, por eso es importante considerar que complementes este ahorro con aportaciones voluntarios que estén a tus posibilidades y de esta manera también se pueden deducir impuestos. Teniendo un buen plan de ahorro mediante Afore se pueden obtener mejores recursos para el retiro obteniendo una pensión mayor. 
  1. Inversiones: se puede recurrir a empresas especializadas en este tema o bien hay aseguradoras que ofrecen sistemas de inversión. Regularmente lo que se ofrece para iniciar la inversión, es un esquema con una meta determinada lo que se entiende como plazo, que este puede ser mediano o largo. Dependiendo el plazo es que se estipularan los pagos y la cantidad que deberá ser aportada, y de este modo el medio que hayas elegido para la inversión es quien invertirá tu dinero en diversas sociedades. 
  1. Cetes: esta es una opción más segura que ofrece la Secretaría de Hacienda, y consiste básicamente en invertir periódicamente en la compra de valores o demás instrumentos emitidos por el Gobierno Federal. Así autorizas para que se realicé un cargo a tu cuenta en las fechas que hayas indicado . Esta es una de las opciones de ahorro más rentables y redituables.

 Para poder elegir alguna forma de ahorro es necesario contemplar y analizar adecuadamente la situación personal y establecer metas cuantificables para su realización.