//
(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94

Cuando pienso en estudiar, siempre pienso ¿que estudiar?, ¿Qué es lo mejor? ¿Qué necesito?, y mis preguntas surgen:  ya  que en la actualidad existen muchísimos cambios, incluyendo aquellos de índole laboral, por tal motivo se debe crear la  posibilidad de  incentivar a los trabajadores con la posibilidad de  aprender  o reaprender para mantenerse al día y también para poder  proyectarse  a una mejor calidad de vida,  estudiar tiene varias ventajas entre ella podemos encontrar a nivel físico, emocional, y social, da la posibilidad de tener más cultura y engrandecer los círculos sociales en los que te mueves, en el aspecto físico, cuando estudiamos algo nuevo, el centro del lenguaje crece, entrenar al cerebro es una gran inversión y dura  para siempre, el aprendizaje es un proceso de construcción donde uno mismo va moldeando cada  aprendizaje  para hacerlo propio,  te  ayuda con la creatividad, la autoestima, la resilencia.

Sin embargo se  dice muchas veces que el obstáculo más grande en estos días, para seguir estudiando o reiniciar estudios que tienes inconclusos es la edad, aunque yo difiero, pero  será preciso indagar un poco en    donde  surge la educación de adultos, en el contexto permanente. El por qué dejan de  estudiar, pero sobre todo en qué momento o que los impulsa a retomar sus estudios. 

 La educación Permanente se origina por la  sensibilidad ante  las necesidades, partiendo incluso de la categorización de la pirámide de Maslow, donde  se cubren  las necesidades principales, ¿pero que pasa con el estudio?,  ¿en dónde  cae esta  categoría?:  Hablamos desde la categorización de Maslow que  entonces es   la autosuperación  ya que es  la  necesidad de  logro, que se refiere al esfuerzo por sobresalir, la lucha por el éxito  partiendo de que las personas son diferentes y cada uno de ellos opta a través de sus motivaciones en tomar  la decisión de volver a retomar los estudios,  aquí existen muchas variables que hacen que retarden su reiniciación como lo serían  los hijos,   la falta de tiempo, las demandas laborales, los costos de las opciones que se elijan,  el sedentarismo, y los conceptos de que ya no serán tan hábiles para los retos actuales pensando que la tecnología en muchas ocasiones lo rebasa.

Dadas las características de lo antes mencionado, será importante  considerar las siguientes recomendaciones  para reiniciar los estudios: 1.- decidirse, 2.- concretar que estudiar, que beneficios tiene esto sobre lo que se hace día a día, 3.- planear costos, 4.- planear tiempos, 5.- pero sobre todo ser constante  y crear hábitos que  te permitan que no se te  haga tan pesado retomar los estudios. Así que cuando pienses como yo, ¿que estudiar?, ¿Qué es lo mejor? ¿Qué necesito? La respuesta la encontraras en plantearte qué es lo que realmente te motiva para continuar y hasta dónde quieres llegar, porque no hay límites el único límite eres TÚ.