//
(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94

Todos tenemos hábitos buenos y malos. En los que se refiere al dinero, mas vale cambiar los malos pronto porque se convierten en una peligrosa fuga de centavos.

  • Pagar el mínimo de la tarjeta de crédito.

El mínimo de la tarjeta de crédito solo cubre los gastos del banco. Es la manera mas rápida y segura de super endeudarse porque no estas aportando a capital (el dinero que pediste prestado).

  • Comer siempre afuera.

Es un lujo y aunque probablemente lo vales, tu cartera sufre mucho. Cocinar cosas sencillas no es tan difícil (como un sándwich, una pasta o una ensalada) y te ahorra a la larga pesos y peso.

  • Invertir en el portafolio del vecino​.

Nadie es igual, ni tenemos los mismos intereses. Cuando encuentres un asesor que no te quiera vender lo que tiene tu vecino si no lo que es mas adecuado para ti, no lo dejes ir. Las inversiones del de a lado no son lo mejor para el del otro lado.

  • No usar la palabra “no”.

Este habito también golpea otras áreas de la vida (como la laboral y la amorosa), pero en las finanzas, el que no sabe decir que no instala un hoyo enorme en nuestra cartera que no se cerrara hasta que empecemos a usar esas dos lindas letras.

  • Financiarte con el empeño.

El empeño es una de las formas mas costosas de financiamiento llegando a tener tasas de interés de hasta 200%. ¡no lo hagas!

  • No prevenir.

Este es uno de los hábitos mas costosos. Todos nos enfermamos, los hijos crecen y necesitaran mas cosas, nuestros padres requerirán de mas ayuda conforme envejezcan, etc. El futuro no es tan misterioso, la verdad.

  • Hacer de las compras tu terapia.

Una terapia del ejercicio, la terapia del chismorreo con los amigos, la terapia de mentarle la madre al arbitro y la terapia del tejido son mucho mas eficiente y no se gasta tanto. Dales una oportunidad.