//
(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94

Existe en la literatura una discusión muy extensa acerca de la importancia del desarrollo humano, esto según el artículo “Escala para medir Agencia Personal y Empoderamiento (ESAGE)” publicado por la revista Interamericana de psicología 2007. Los dos conceptos por tratar en esa revisión, “Agencia Personal” y “Empoderamiento”, suelen utilizarse de manera indistinta y sin embargo cada uno de ellos cuenta con características específicas que los distingue a uno de otro.

De acuerdo con lo anterior, se considera de suma importancia que como individuos sociales y sobre todo como servidores públicos y trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social contemos con las capacidades que permitan fomentar nuestro crecimiento y sustentabilidad, por lo que identificar las diferencias básicas entre “empoderamiento” y “agencia personal” es imprescindible para lograrlo.

El concepto de “agencia personal” se refiere a la competencia personal, enfocándose principalmente en el individuo como un actor que opera en un contexto social. Según el ganador del Premio Nobel de Economía en 1998, Amartya Sen, la agencia es la habilidad de definir las metas propias de forma autónoma y de actuar a partir de las mismas: “aquello que una persona tiene la libertad de hacer y lograr en búsqueda de las metas o valores que él o ella considere importantes” (Sen, 1985, p. 203). Por ende, el concepto de agencia incorpora más que la acción; también incluye la intención, el significado, la motivación y el propósito que los individuos imprimen a sus actividades (Kabeer, 1999b; Sen, 1999). Por lo tanto, agencia implica la capacidad de predicción y control que la persona tiene sobre las elecciones, decisiones y acciones de las cuales es responsable. La agencia es difícil de medir porque a menudo opera de distintas maneras; puede tomar la forma de toma de decisiones, negociación, asertividad y otros procesos cognitivos de reflexión y análisis (Kabeer, 1999b).

No obstante, el proceso de desarrollar agencia usualmente tiene implicaciones a nivel social. Una vez que la agencia comienza a impactar en la familia, los colegas, las organizaciones y la comunidad, se convierte en empoderamiento. El proceso de esarrollar empoderamiento a menudo sucede en etapas, con la meta final de desarrollo en el nivel comunitario más amplio. El concepto de empoderamiento implica un proceso de cambio, de una situación de desempoderamiento a la obtención de agencia para realizar elecciones valiosas y significativas, que impacten el contexto de los individuos (Kabeer, 1999a). Dado que la falta de poder se reconoce ampliamente como un factor de riesgo que afecta negativamente la calidad de vida y la salud, el empoderamiento mejora la relación entre el individuo y su entorno (Kar, Pascual, & Chickering, 1999). Como resultado del proceso de empoderamiento emerge en el individuo una “conciencia crítica”, en tanto se vuelve crítico de las normas sociales que había aceptado previamente sin cuestionar (Kabeer, 1999b). Conforme las personas desarrollan la capacidad y adquieren los medios necesarios para elegir, comienzan a establecer valores y preferencias personales que pueden desafiar las normas sociales tradicionales. Por ende, el empoderamiento no sólo implica tener acceso a recursos, sino que frecuentemente opera a través de la ‘obtención de control’ sobre los recursos (toma de decisiones, elección, propiedad, confianza en uno mismo) (Kishor, 1999; Za Sathar & Kazi, 1997). Si una persona o un grupo se empodera, posee la capacidad de elegir efectivamente (Alsop & Heinsohn, 2005). El concepto integra percepciones de agencia personal, un enfoque proactivo hacia la vida y la comprensión crítica del ambiente sociopolítico y económico.

Agencia personal y empoderamiento son dos conceptos distintos pero interrelacionados, y la agencia es un proceso interno que se define como empoderamiento cuando empieza a impactar al contexto. Cada persona tiene el potencial para producir experiencias que le permitan un desarrollo pleno, a través del cual pueda tomar su desarrollo en sus propias manos. Si las personas no pueden dirigir sus vidas, ser quienes deciden los caminos que desean seguir, difícilmente podrán hacerse responsables de sus decisiones, rara vez podrán crear nuevas oportunidades, acceder con seguridad a las que se les presentan y sobreponerse a los obstáculos que tienen que atravesar.

 

Pick, S., Sirkin, J., Ortega, I., Osorio, P., Martínez, R., Xocolotzin, U., Givaudan, M. (2007). Escala Para Medir Agencia Personal y Empoderamiento (ESAGE). Interamerican Journal of Psychology. Sociedad Interamericana de Psicología Austin, Organismo Internacional. Vol. 41, núm. 3, 2007, pp. 295-304.