//
(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94

Una de las tantas cosas en la vida que me llevan a reflexionar, ha sido entender ¿cuál es mi talento? o ¿cómo puedo trascender?

Tenga una amiga desde la infancia que en una ocasión me dijo: haz sentido ese impulso interior que de repente te hace pensar en hacer algo mucho más grande o importante que solo vivir a como salga el día?. Se refería a tener un propósito en la vida.

Pienso que definir un solo propósito seria como tratar de decir cuánto de agua hay en el mar en un momento preciso, tal vez,  los seres humanos somos simplistas al tratar de encontrar caminos, pero es más complejo que eso.

Algunos piensan que es nacer con súper talentos, o con facilidades únicas y sorprendentes, y al no verlas en ellos,  dejan de percibir su propio talento, lo que con frecuencia los lleva a una vida sin metas, pero si con dificultades constantes, sin sabores, desánimos, que poco a poco se van convirtiendo en un estilo de vida sin pasión, con envidias, conflictos interpersonales, y cada vez con mayor frecuencia, redunda en padecimientos físicos, mentales y emocionales, ¿te suena conocido?

¿Habrá alguna forma de enfocar nuestras fuerzas a ese propósito superior que mi amiga decía? Muchos conocedores recomiendan mirar hacia nuestro interior, hacer un inventario de nuestras habilidades, de tus fortalezas,  de todo lo que tienes; si me parece bien, pero pienso que es necesario un ejercicio aún más profundo, algo que implique un verdadero conocimiento de uno mismo, al grado de aceptarnos como somos, no solo con la parte “bonita”, sino consciente de “todo” lo que eres, para entonces sí, descubrir tu brillo personal, el camino que puedes seguir, basado en una auto aceptación, así podrá salir ese fuego interior que algunos llaman “pasión” para hacer lo que haces, y que te hará único.

También creo que la educación tradicional, ha sido algo que en vez de dar seguridad, ha generado temor en muchos para arriesgarse a trabajar en sus talentos y volverlos únicos. Una ocasión escuche a mi abuelo decir, “lo que vayas a hacer, hazlo como si fueras el mejor del mundo, no importa quien más lo haga, tu solo hazlo”.

No creo que se trate de dejar todo, pero sí de disfrutar más los altibajos de la vida, e ir descubriendo, que tenemos un gran potencial, pero hay que estar dispuesto a  desarrollarlo.

¿Por donde podemos iniciar este camino de descubrimiento-aceptación-desarrollo personal?, te dejo algunas preguntas que podrían servirte para encontrar el inicio de una mejor vida:

  • ¿Me siento amado?
  • ¿Vivo en el aquí y ahora?
  • ¿Disfruto de cada segundo como si fuera el último?
  • ¿Estoy sirviendo a los demás desde el corazón?
  • ¿Puedo elegir la felicidad en cada momento?
  • ¿Soy y actuó desde mi “yo auténtico”?.
  • ¿Estoy creando un impacto positivo en el mundo?
  • ¿Pongo mis talentos y habilidades al servicio de la vida?
  • ¿Estoy viviendo con libertad y sin miedos?
  • ¿Qué estoy creando como legado para las generaciones futuras?

 

Te aseguro que si te descubres cada día más, serás capaz de desarrollar tu potencial hasta donde lo desees.