//
(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94

El trabajo en equipo como concepto resulta posible de explicar para la mayoría de las personas que trabajan en una organización, sin embargo, cuando las diversas situaciones organizacionales requieren que se demuestre no solamente la capacidad de explicar el concepto teóricamente si no la capacidad de aplicar las habilidades que el trabajo en equipo implica, pueden surgir algunas dificultades.

Se hará hincapié en 3 dificultades que podrían presentarse, reiterando que en caso de que en nuestro equipo de trabajo se presente alguna de ellas, no es recomendable dejarlas sin atención:

1.- AUSENCIA DE CONFIANZA

La capacidad de concretar en acciones (cumplir) lo acordado en las reuniones de trabajo o en los diálogos entre colaboradores es como el suelo fértil para que el trabajo en equipo crezca. La confianza es la seguridad que tienen los miembros del equipo sobre que las tareas asignadas a cada uno de los miembros se realizarán.

Por otro lado, la confianza también puede ser observada en el sentido de pertenencia, la apertura al aporte de opiniones  y en el manejo respetuoso de las equivocaciones.

Si por el contrario, existe dentro del área un ambiente de amenazas y/o de justificaciones o pretextos ante el incumpliendo de las tareas por uno o varios de sus miembros el trabajo en equipo se verá mermado pues es la condición de complementariedad la que nos mueve a colaborar.

2.- HOLGAZANERÍA SOCIAL

Es un término psicológico que describe cómo hay gente que, cuando trabaja en grupo, se esfuerza menos que si trabajara solo; éste término fue  acuñado por Latane, Willians y Harking (1979).

Se presenta con mayor frecuencia en aquellos grupos cuya contribución de los miembros es muy similar entre éstos, pues ante la similitud se reduce la posibilidad de identificar y evaluar el esfuerzo individual, lo que favorece la reducción de los esfuerzos de algunas personas ante tal situación.

Lo anterior, puede traer como consecuencia:  resentimiento e ira en las personas, el deseo de cambiar la situación y  en algunos casos incluso el abandono del grupo.

3.- ARMONÍA ARTIFICIAL

Puede observarse cuando dentro del grupo se evita hablar o exponer puntos de vista diferentes para no entrar en debate o por miedo a un posible conflicto, la creencia detrás de estas acciones es que la aparición de conflictos son signo de debilidad o de fracaso en el equipo.

 Por el contrario los equipos que presentan mayores habilidades  son aquellos que aprovechan las situaciones de desencuentro como fuente de aprendizaje y de fijación de pautas y criterios respetuosos para solucionar y salir delante de las situaciones problemáticas.

En conclusión trabajar en equipo no es necesariamente natural en las personas pero puede ser trabajado, aprendido, adquirido bajo la premisa de que en un equipo:

“Todos los miembros trabajan intensamente y todos trabajan dando lo mejor de sí”