(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94

Gran parte de la comunicación actual se da a través de las redes sociales de internet; una de las características de este tipo de comunicación es la velocidad con la que se pueden compartir mensajes, información o experiencias. Por lo tanto, es importante estar atentos a que ciertos criterios como la privacidad y la veracidad de la información prevalezcan por encima del deseo de compartir y relacionarnos de manera inmediata.

Estas consideraciones están contempladas en la Netiqueta, término usado actualmente para hacer referencia a un conjunto de normas de comportamiento aplicadas a un espacio virtual basadas en el respeto a los demás con la finalidad de que todos los usuarios puedan beneficiarse de esta herramienta.

Considero que la base de las normas de netiqueta versaría:

“Eres responsable de todo lo que haces en línea”

A partir de esta idea destacaremos en esta ocasión dos elementos:

  • Respeto por la privacidad de los demás

Internet y las redes sociales cuentan potencialmente con un gran alcance, por lo tanto es necesario preguntarnos ¿qué información de otras personas podríamos estar exponiendo?  Recordando que es indebido proporcionar datos personales de alguien más sin su permiso.

Decidir sobre el uso de la imagen personal es un derecho, así que respetar la privacidad de los demás implicaría pedir permiso antes de subir una foto o video así como solicitar autorización antes de etiquetar las fotos subidas.

Otra regla relacionada con la privacidad consiste en respetar la decisión de con quien no compartir nuestra información o interacción en las redes sociales, si no se aceptara una solicitud o invitación virtual evitar insistir o pedir explicaciones y por supuesto evitar reaccionar de forma violenta. 

  • Veracidad de la información

 En cuanto a la reproducción de información demos crédito al autor cuando encontremos y compartamos información útil ya sea a través de un tweet, en un blog o una imagen elaborada en alguna página. Hacer saber quién aporta esa información que consideramos relevante ayuda a conservar y revisar la credibilidad de los mensajes aportando mayor seguridad y humanidad a la comunicación; de esta forma contribuimos a contener  inconvenientes como el spam (correo basura),  los rumores e incluso  el fraude.

Una recomendación adicional sería tomar un poco de tiempo para observar la  conducta, costumbres y leer las normas del sitio web en el que participemos, pues  las normas de netiqueta no son rígidas e inamovibles, sino que se adaptan a cada comunidad o grupo social según el propósito del ciberespacio en que se encuentren.

 Y tú como usuario de internet ¿Tomas en cuenta la netiqueta?