//
(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94

En estos tiempos es más común encontrarse con noticias, en la radio, televisión, medios impresos y redes sociales sobre la calidad del aire, la islas de plásticos y basura que se están formando en nuestros océanos, en algunas ciudades la cantidad de contaminantes en el aire han alcanzado niveles sumamente preocupantes y por otro lado cada día es más común escuchar personas quejándose por el excesivo calor, lo inconstante de las lluvias y en general por la falta de estaciones del año tan marcadas como en antaño.

Algunas de las cosas que podemos realizar desde nuestro hogar, son estos 3 puntos que tocaremos a continuación:

  1. El sembrar árboles y cuidarlos es una gran opción para  ayudar a nuestro planeta y nos traen consigo muchos beneficios, pero lo que no nos detenemos a revisar es que tipo de árboles, son lo más apropiados sembrar según la región en la cual nos encontramos y este es un factor sumamente importante e imprescindible si pretendemos tener éxito en nuestra meta de ayudar a nuestro planeta, ya que cuidar la biodiversidad de flora y fauna que tiene cada región es tan relevante como el combate al cambio climático, por lo cual la estrategia no debe ser solamente buscar sembrar un árbol(lo cual es muy bueno), si no ir mas allá y darnos a la tarea de investigar y/o acercarnos a un profesional que pueda instruirnos para saber cuáles son las mejores opciones que tenemos según las características de la región donde vivimos.

 

  1. Composta: Es una tierra rica y completa, mejor que la tierra de hojas. En solo un mes es posible contar con tierra de calidad para nuestro jardín o huerto, siguiendo estos pasos:

 

  • Reúna sus desechos orgánicos: cascaras de huevo, frutas y verduras serán los elementos frescos, los elementos secos serán servilletas, papel y hojas secas.
  • En un contenedor de un metro cubico poner una capa de 5 cm de material seco y después una de material fresco así consecutivamente hasta formar varias capas necesarias para terminar con el material que tengamos.
  • Una vez a la semana revuelva el contenido con un rastrillo y mantenga humedecida la composta.
  • Cuando las capas llenen el contenedor deje de colocar desechos, pero siga removiendo.
  • La composta estará lista cuando tenga olor a tierra y la mezcla tenga aspecto homogéneo.

 

  1. Eliminar en la medida de nuestras posibilidades el uso de bolsas de plástico, desechables y popotes, aunado a la separación de nuestros desechos, apartando los materiales que sean susceptibles de reciclaje, con esto estaremos contribuyendo en

Con estos pasos estaremos poniendo nuestro granito de arena para ir creando las bases para lograr el cambio que requiere nuestro planeta,  para que generaciones futuras puedan continuar viviendo en este maravilloso planeta.