//
(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94

Hay días que nos levantamos con un mal humor, con el pie cambiado o el genio mal puesto, otras veces, nos levantamos con un ánimo normal, no necesariamente eufórico, y sin embargo no paramos de encadenar discusión tras discusión, esperando que nuestro alrededor cambie, es fundamental que incorporemos a nuestro menaje de herramientas mentales, recursos que potencialicen el factor humano, para que esos días turbulentos adquieran mayor objetividad. ¿Pero y por qué suele suceder esto?

En muchas de nuestras experiencias nos hemos sentido maltratados y humillados, algo que creemos haber superado cuando realmente no es así. Cuando pasa el tiempo, y ese maltrato desaparece, nosotros empezamos a ejercerlo contra nosotros mismos sin ser conscientes de ello, convirtiéndonos en nuestro peor enemigo.

Debo ser bueno, humilde, complaciente; porque creo no valgo nada y no me merezco nada; porque considero que es mi deber aunque nunca lograré dar la talla. Es aquí cuando debemos darnos cuenta de cómo somos realmente. Personas con una muy baja autoestima, llenas de inseguridades, de frustraciones, de miedos, de culpas…

Si te difícil valorarte, aceptarte y reconocer que eres capaz de lograr y conseguir todo lo que los demás ya han conseguido y logrado, probablemente te estés convirtiendo en tu propio enemigo.

Todo inicia años atrás, en donde aprendimos y desarrollamos ese sentido de:

Seguridad o inseguridad

Confianza o desconfianza

Aceptación o rechazo

Todo esto, de mí mismo y de los demás, es decir, confió plenamente en mi cuando, cuando descubro, reconozco y acepto mis potencialidades y limitantes y por consiguiente, es posible pueda reconocer y aceptar el potencial humano de quienes me rodean o con quienes interactuó y  poder confiar en ellos(as), el caso sería contrario, si no descubrimos, reconocemos y aceptamos potencialidades y limitantes de nuestro ser, he incluso, pudiéramos considerar que los otros son los culpables y el problema de nuestra falta de, bienestar, felicidad, éxito, crecimiento, desarrollo, etc. Y lo que sigue, seria buscar culpables o pretextos, en esos momentos resulta ser lo más sencillo, que ser resiliente. Muchos decimos “te conozco tanto, como a mí mismo” la pregunta sería, entonces ¿porque le ponemos tanta atención a las observaciones o críticas de los demás y permitimos que nos afecte?

Todos tenemos nuestros propios tiranos con quienes sostenemos batallas con las que lidiamos cotidianamente, pero también, tenemos recursos para hacerles frente de una manera u otra, tan solo hay que descubrirlos.

Nuestro peor enemigo no son los demás, sino que todo está en nuestra mente. ¿Cómo puede ser esto posible? ¿Cómo puedo ser yo mi propio enemigo? Pudiera ser sencillo explicarlo, la dificultad radica en reconocerlo y aceptarlo, por ejemplo, respecto a lo que aprendimos de quienes somos, ¿pudiéramos ser capaces de aceptar que no todo lo que dice, la sociedad, la familia, la cultura y religión es verdadero? cuando inicio nuestro proceso de desarrollo social, estos factores nos manejaron y administraron una forma de ser, pensar, sentir y actuar por medio de reglas, normas, hábitos, costumbre, apegos y creencias, entre otras cosas, de tal manera que o potencializaron mi ser u obstaculizaron su desarrollo, si sucedió lo segundo, seguro  terminamos manejando ciertas distorsiones de pensamiento que nos hace irracional (La mujer o el hombre irracional suele ser el problema de las cosas, mientras que si somos racionales, seriamos la solución de los problemas) ser irracional implica, ser, pensar, sentir, y actuar como irracional, y cuando esto sucede, corremos el riesgo de desarrollar una creencia, ¿pero y pudiéramos entender cómo creencia?

Una creencia, es un pedacito de experiencias que tomamos de nuestra vida, para darle un valor y un significado, y dependiendo del significado será la forma en como nos relacionemos o reaccionemos ante los sucesos que experimentamos en la vida. Por ejemplo, cuando los racionales   descubren y aceptan una limitante en su persona, podría significar una oportunidad para mejorar o para crecer y de forma irracional pudiera significar perder popularidad.

Tu peor enemigo no son las críticas que recibes sino aquellas que aceptas

Bernardo Stamateas

Entonces las críticas que puedas recibir, humillaciones, opiniones, o juicios que realizan sobre ti… pueden ser aceptados por ti o no y mucho dependerá de ser resiliencia o dejarlo de ser, hay personas que se caracterizan por su gran capacidad de resiliencia y que son aquellas que tienen como arma su capacidad de seguir a flote ante las dificultades y adversidades y como principal sostén saben que la inmunidad al sufrimiento es imposible y comprenden que las tormentas que hacen a nuestros días oscuros también son oportunidades para sobreponerse y proseguir creciendo, a pesar de lo deseado o planeado o tener resiliencia desde la psicología, es ser capaz de afrontar la adversidad y salir fortalecido,  dejando en un segundo plano la interpretación de aquellos factores que aumentan la probabilidad de que nosotros mismo seamos nuestro propio problema.

 

https://lamenteesmaravillosa.com

https://previa.uclm.es/profesorado/ricardo/autoconcepto.html