//
(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94

Nadie está a salvo de los efectos de la contaminación de nuestro planeta pero todos podemos hacer algo para ayudar:

1.- Ser consciente de las consecuencias de no actuar. Quizá pienses: es solo una bolsa, es solo un vaso o todos lo hacen pero considera que somos una gran cantidad de personas conviviendo y desafortunadamente muchos aún piensan de esa forma sin dimensionar la magnitud que este tipo de acciones acarrea.

2.- Modifica inmediatamente tus hábitos de compra: Lleva contigo una bolsa de tela, siempre que puedas rechaza que te den una bolsa sobre todo para productos que podrías llevar mochila o bolsa de mano que ya llevas contigo, selecciona de preferencia artículos en envases de vidrio o cartón, da prioridad a lugares donde puedas comprar a granel y lleva tus propios contenedores.

3.- En cuanto al cuidado personal elimina el uso de hisopos o cotonetes sobre todo si los usas para limpiar el canal de tus oídos, pues además de terminar prontamente en la basura, esta práctica se asocia más a consecuencias negativas y a mínimos o nulos beneficios.

4.- Si usas el automóvil constantemente para transportarte no te estaciones en doble fila; pues contribuyes a crear embotellamientos y más contaminación.

5.-  Utiliza la tecnología. Existen diferentes plataformas para reunir firmas electrónicas y generar cambios. Hay muchas opciones, deberás analizar las ideas y contemplar las ventajas y desventajas colectivas. Una alternativa es unirte a las peticiones que buscan involucrar a las empresas a generar cambios en sus maneras de producir, de empacar o que buscan que sean corresponsables de los desechos generados por la venta de sus productos o servicios.

6.- En fiestas y celebraciones elige rentar platos y vasos en vez de usar desechables, en caso de tener invitaciones decide enviarlas por whatsapp, para la decoración cambia los globos o artículos de plástico por decoraciones hechas de cartón o papel y en cuanto a los “recuerdos” que en muchos lugares y ocasiones se acostumbran, de ser posible evítalos, no son realmente necesarios y muchos de ellos terminan en la basura, si consideras importante darlos, considera opciones que no utilicen plástico y que sean realmente útiles, una plantita por ejemplo podría ser buena elección.

7.- Poco a poco adquiere pilas recargables, su precio es relativamente más elevado pero a la larga lograrás ahorrar dinero y evitarás el riesgo de que las pilas desgastadas contaminen la tierra o el agua al ser desechadas.

8.- En la oficina: Imprime solo si es realmente necesario, utiliza ambas caras de las hojas, lleva contigo una botella rellenable o termo para tu agua o café, reporta oportunamente fugas de agua, usa bolígrafos y lapiceros a los que puedas cambiarles el repuesto.

9.- Recuerda que actualmente, necesitamos medidas drásticas, así que empecemos a cambiar el enfoque buscando evitar generar basura o deshechos;  el reciclaje es importante pero lo consideraremos como la última opción.

10.- Inspira a alguien más. Inicia ya con las recomendaciones aquí descritas y comparte la información, de esta manera sin darte cuenta podrías estar haciendo que otra persona se sume también.

Finalmente, observa que muchos de los hábitos de cuidado de nuestro planeta nos hacen además ahorrar dinero al final del día.