//
(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94

Como primera definición podríamos decir que la transformación digital es la aplicación de capacidades digitales a procesos, productos y activos para mejorar la eficiencia, mejorar el valor para el cliente, gestionar el riesgo y descubrir nuevas oportunidades de generación de ingresos. Internet de las cosas, inteligencia artificial, realidad aumentada, machine learning y blockchain son las tecnologías elegidas a la hora de mejorar los procesos, impulsar la innovación y cumplir con los objetivos de esa transformación

A medida que los proyectos de transformación digital son una prioridad para las empresas, estas optimizan cada vez más los procesos existentes para mejorar la eficiencia, amplían los procesos con el fin de captar nuevo valor y transforman los modelos de negocio para obtener nuevos flujos de ingresos

Las industrias tienen diferentes prioridades y aprovechan diversas tecnologías inteligentes, de acuerdo con su nivel de madurez digital y con sus objetivos comerciales. Así, la mayoría de las empresas de la industria de fabricación discreta priorizan la implementación o la expansión de los esfuerzos de mantenimiento predictivo, el comercio minorista se centra sobre todo en el uso de big data [1] y el análisis predictivo en la toma de decisiones, mientras que las empresas de servicios públicos (utilities) utilizan tecnologías de sala de juntas digital (digital boardroom) donde los directivos pueden ver en tiempo real la capacidad del negocio o las tasas de rendimiento.

El big data está formado por conjuntos de datos de mayor tamaño y más complejos, especialmente procedentes de nuevas fuentes de datos. Estos conjuntos de datos son tan voluminosos que el software de procesamiento de datos convencional sencillamente no puede gestionarlos. Sin embargo, estos volúmenes masivos de datos pueden utilizarse para abordar problemas empresariales que antes no hubiera sido posible solucionar.

Las “tres V” de big data

  1. Volumen: La cantidad de datos importa. Con big data, deberá procesar grandes volúmenes de datos no estructurados de baja densidad. Puede tratarse de datos de valor desconocido, como feeds[2] de datos de Twitter, flujos de clics de una página web o aplicación para móviles, o equipo con sensores. Para algunas organizaciones, esto puede suponer decenas de terabytes de datos. Para otras, incluso cientos de petabytes[3].

  1. Velocidad: La velocidad es el ritmo al que se reciben los datos y (posiblemente) al que se aplica alguna acción. La mayor velocidad de los datos normalmente se transmite directamente a la memoria, en vez de escribirse en un disco. Algunos productos inteligentes habilitados para Internet funcionan en tiempo real o prácticamente en tiempo real y requieren una evaluación y actuación en tiempo real.

  1. La variedad hace referencia a los diversos tipos de datos disponibles. Los tipos de datos convencionales eran estructurados y podían organizarse claramente en una base de datos relacional. Con el auge del big data, los datos se presentan en nuevos tipos de datos no estructurados. Los tipos de datos no estructurados y semiestructurados, como el texto, audio o vídeo, requieren de un preprocesamiento adicional para poder obtener significado y habilitar los metadatos.

Hoy en día, el big data se ha convertido en un activo crucial. Piense en algunas de las mayores empresas tecnológicas del mundo. Gran parte del valor que ofrecen procede de sus datos, que analizan constantemente para generar una mayor eficiencia y desarrollar nuevos productos.

Los Avances tecnológicos recientes han reducido exponencialmente el coste del almacenamiento y la computación de datos, haciendo que almacenar datos resulte más fácil y barato que nunca. Actualmente, con un mayor volumen de big data más barato y accesible, puede tomar decisiones empresariales más acertadas y precisas.

Ahora las empresas de servicios públicos que utilizan Salas de Juntas Digitales son un lugar muy socorrido por los diferentes departamentos de una empresa, así el área de finanzas, ventas, marketing o capacitación constantemente necesitan usar este espacio para generar reuniones físicas o virtuales –mediante audio o video conferencia- con sus colegas.

Actualmente ya no podemos hablar de salas de trabajo en sí mismas, sino de entornos colaborativos sin cables, donde ni siquiera es necesario la presencia física de todos los miembros de un equipo de trabajo para cerrar un acuerdo comercial o desarrollar un proyecto. En ellos, a través de estos nuevos sistemas multiplataforma, la perspectiva de tiempo y espacio cambia hacia un entorno multimedia con el objetivo de facilitar la vida de nuestros empleados y colaboradores, agilizar los modelos de trabajo y mejorar el negocio.

CONCLUSIÓN

La transformación digital de hoy, provocada por la explosión de datos y dispositivos conectados, debe verse como un mundo de oportunidades para las empresas, más que como una amenaza. La salsa secreta para la supervivencia, sin embargo, se basa en un cambio cultural que se centra en  el valor del análisis de datos.

Las empresas que consideran la importancia crítica de los análisis obtendrán el mayor beneficio de sus datos, ahora y en el futuro. Las organizaciones que invierten en la recopilación y el análisis de datos evitarán su desaparición en la era digital. Innovar y generar nuevas ideas sobre cómo utilizar estos conocimientos para crear nuevos productos y mejorar las experiencias de los clientes es el siguiente paso en el proceso. Finalmente, la improvisación y la exploración de datos para encontrar un nuevo significado darán lugar a una serie de ideas que alimentarán el ciclo de datos continuos.

“Las empresas inteligentes ganan en la era digital”, “una empresa inteligente es una entidad que conecta personas, procesos, datos y tecnologías como un medio para acelerar la transformación digital”.

[1] Big data son datos que contienen una mayor variedad y que se presentan en volúmenes crecientes y a una velocidad superior. 

[2] Es un archivo generado por algunos sitios web que contiene una versión específica de la información publicada en esa web.

[3] Un petabyte es una unidad de almacenamiento de información cuyo símbolo es el PB, y equivale a 1015 bytes = 1 000 000 000 000 000 de bytes.