//
(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94

Actualmente en México, aproximadamente 71 millones de personas tienen acceso a internet según INEGI (2017) que equivale a 63% de la población, destacando como principales actividades: obtener información (96.9%), entretenimiento (91.4%), comunicación (90.0%), acceso a contenidos audiovisuales (78.1%) y acceso a redes sociales (76.6%). Considerando que la mayor parte de  esta interacción en el espacio virtual queda registrada dando origen a lo que llamamos Big Data.

Su nombre Big Data alude al gran volumen de información. Dicho fenómeno está impactando en todos los niveles de nuestra sociedad – políticos, económicos, sociales y culturales – y a una escala mundial.

Huella digital

La huella digital está formada por la actividad que tenemos al utilizar Internet. Comentarios en redes sociales, blogs, compras en línea, correo electrónico; todo esto forma parte de nuestro historial el cual puede ser visto por personas o almacenado en un gran depósito de información. La era global lo hace posible porque habitamos un mundo conectado al móvil y a internet.

Luis de la Fuente Valentín, director del Máster en Análisis y Visualización de Datos Masivos, considera que es una herramienta neutra. Lo positivo o negativo es lo que hacemos con ella. Se puede utilizar para mejorar el conocimiento que tenemos de las cosas.

El gran reto

Indudablemente que este gran volumen de información puede tener varias ventajas o desventajas conforme al uso final, debemos ser conscientes de los datos que compartimos ya que poco a poco no hemos convertido en ciberdependientes, confiamos más el Internet y nuestros dispositivos conectados por ello se recomiendan las siguientes acciones para un mejor manejo de nuestras huellas digitales:

  • Entender los riesgos que conlleva el compartir datos en internet.
  • Utilizar diferentes perfiles de usuario para diversificar tu actividad en línea; por ejemplo una cuenta de correo para el trabajo, otra cuenta para lo personal, una sola tarjeta de crédito para compras en línea y otra para todo lo demás, ayudará a mantener separadas diferentes huellas.
  • Ser consciente de lo que comparte en las redes sociales
  • Conviértase  en un usuario experto con sus herramientas y servicios en línea, investigue sobre las configuraciones o ajustes que le garanticen una mayor privacidad.
  • Utilice herramientas específicas para mejorar la privacidad, por ejemplo: