//
(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94

La lealtad no es el mero acatamiento de los requerimientos mínimos de la ley laboral o de los códigos de conducta de nuestra organización, si definimos la lealtad como la fidelidad a una causa, un ideal, una costumbre, una institución o a un producto, entonces parece haber una cierta dosis de infidelidad en el ambiente laboral de hoy en día.

Los derechos y obligaciones, si bien son exigibles, no son propiamente a lo que nos referimos cuando hablamos de lealtad. La lealtad genuina solo se demuestra en las adversidades. Es cuando las cosas están mal, cuando aquellos empleados genuinamente leales nos manifiestan su aprecio mediante acciones que, en estricto sentido, no están obligados a emprender.

En diferentes empresas y encuestas realizadas desde el año 2000 mostraba que 26% de los empleados eran del tipo comprometido, 56% no lo eran y 18% eran efectivamente ajenos al trabajo. En 2008, los porcentajes fueron, respectivamente: 29%, 51% y 20%; en 2010, un 28%, un 53% y un 19%; y, en 2011, un 29%, un 52% y un 19%. En suma, hay una diferencia sorprendentemente pequeña entre las cifras. Para * Harter, “No ha cambiado mucho la situación en lo que concierne a la experiencia diaria de las personas en el lugar de trabajo“.

Sean cuales sean las cifras reales, el hecho es que muchos trabajadores se sienten descontentos del trabajo que hacen. Entre los motivos de que esto ocurra están la deslealtad, durante la cual las empresas han conservado numerosos empleados desleales teniendo poca consideración por su trabajo y antigüedad respecto a su carrera laboral, entre ellas la necesidad de “ser parte de la empresa”, dondequiera que eso pueda llevarlos. Esto conlleva a que el empleado sea cada vez más frágil dentro de la organización.

Las empresas pueden motivar a los trabajadores no sólo a desempeñar sus labores y a trabajar duro e ir más allá de las exigencias mínimas, aplicando seriamente las reglas establecidas en documentos normados, que nos rigen como trabadores, para que con estas herramientas se fortalezca la lealtad organizacional.

*James Harter, científico jefe del área de gestión del ambiente de trabajo y bienestar de Gallup,