(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94

La práctica de la partería en México y el mundo es una profesión milenaria, en comunidades alejadas de las grandes ciudades la partería tradicional ha sido siempre el principal mecanismo de atención obstétrica, hecho que se mantiene hasta la fecha en varios estados mexicanos como Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

La profesionalización de esta práctica renace en México hace más de 20 años, en 1997, con el inicio de la primera escuela de partería, CASA A.C., acreditada por la  Secretaria de Educación Pública de Guanajuato y única con capacidad de expedir cédula y título, esta institución educativa brinda la oportunidad de formar mujeres profesionales en  la partería;  existe un plan de estudios basado en los requerimientos oficiales, sumado al conocimiento de la partería tradicional de toda la República Mexicana y al  conocimiento nuevo que aportaron distintas parteras de diferentes partes del mundo que migraron a este País.

Lo anterior ha generado en mujeres a partir de los 18 años que cuenten con un alto sentido de respeto por la cultura y costumbres de las personas a quien brinden atención, adquieran conocimientos, habilidades, actitudes y valores que les permiten ser competentes y realizar su práctica con alto sentido humano, así como poder atender las necesidades de las comunidades con más necesidades.

De acuerdo a la Organización Mundial de Salud (OMS), la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) y la Confederación Internacional de Matronas (ICM), la partera profesional debe ser capaz de:

  • Proporcionar la supervisión, atención y asesoramiento necesarios a las mujeres durante el embarazo, el parto y el puerperio, asistir en los partos bajo su propia responsabilidad y atender al recién nacido.
  • Contribuir a las necesidades en materia de salud reproductiva de las comunidades que no cuentan con la participación de otros profesionales de la salud.
  • Ejercer su práctica de acuerdo con las leyes, reglamentos y con la ética profesional acordada entre parteras y el Gobierno mexicano.

Por su parte el Instituto Mexicano del Seguro Social trabaja en colaboración de siete mil 31 parteras voluntarias rurales, las cuales colaboran en el programa IMSS-PROPERA, estas mujeres líderes en sus comunidades por sus habilidades, conocimientos y destrezas para la atención del embarazo, parto y puerperio, se han convertido en agentes naturales de la salud, al vigilar la salud  de la madre y del hijo  brindándoles  cuidados y atención.

Es importante mencionar que son capacitadas de manera permanente en la atención de la salud reproductiva con enfoque intercultural,  la inversión en personal de partería competente, motivado y respaldado, produce resultados importantes en el mejoramiento de la calidad y fortalecen la mejora continua en la atención, actualmente constituyen uno de los principales recursos con que cuenta IMSS-PROSPERA para la atención de la población indígena.