(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94 contacto@sicapacitacion.com

El tema de vacaciones que se estipula en la Ley Federal de Trabajo, en su capítulo IV, en el artículo 76 declara: “Los trabajadores que tengan más de un año de servicios disfrutarán de un período anual de vacaciones pagadas, que en ningún caso podrá ser inferior a seis días laborables, y que aumentará en dos días laborables, hasta llegar a doce, por cada año subsecuente de servicios. Después del cuarto año, el período de vacaciones aumentará en dos días por cada cinco de servicios”.

El párrafo anterior hace referencia al marco legal, sin embargo ya que es un derecho el “disfrutar” nuestras vacaciones ¿cómo realmente las disfrutamos?, unos días de descanso conducen no solo a un beneficio para nuestra salud, si no también colaboran a mejorar la productividad laboral, de aquí  la importancia del tema.

Es importante considerar las vacaciones como un tiempo en el cual podamos dedicarnos a actividades que no forman parte de nuestra rutina diaria, en estos días de “descanso” podríamos dedicarnos a realizar actividades recreativas como pasear, pasar más tiempo con la familia, o disfrutar un tiempo a solas, prestar atención a nuestras horas de sueño, de esta manera nuestra mente y cuerpo realmente descansarán y podremos recuperarnos de los excesos que en ocasiones tenemos con nuestra rutina.

El carecer de descanso al dormir o no tener un tiempo recreativo durante las vacaciones pueden influir negativamente  en nuestra salud, lo cual puede generar que nuestras defensas del sistema inmunológico disminuyan. Al no realizar actividades recreativas, de esparcimiento y descanso, puede cambiar o alterar nuestro estado emocional, volviéndose la persona crítico en exceso.

Si al regresar a laborar después de vacaciones sientes que no estás rindiendo, o te sientes frustrado, pregúntate ¿Qué tanto descanse en mis vacaciones? ¿Realmente me desconecte del trabajo? ¿Cómo fue la calidad de sueño?

Las vacaciones son para descansar, disfrutar, tener tiempo recreativo, no para excederse y después sufrir las consecuencias del estrés  que podría finalizar  con un deterioro en la salud, todo esto definitivamente tiene una repercusión en nuestro desempeño laboral.

Es recomendable que antes de regresar a nuestro trabajo unos días antes retomemos nuestro horario habitual tanto para dormir como para despertar, incluyendo los horarios de comida, esto para evitar el famoso “síndrome post vacacional”; a continuación algunas sugerencias que  propone John P. Baumgarten en su libro “Vacaciones: ¡Cómo disfrutar de tus vacaciones!”:

  1. Planifica tu viaje de regreso.
  2. Organiza tu espacio de trabajo antes que nada; primero mantén la calma, si utilizas correo, desecha el correo basura y marca aquellos que consideres importantes para su lectura.
  3. Revisa tu calendario, actualízate del trabajo pendiente.
  4. Elimina todo lo que puede distraerte.
  5. Haz solamente planes que puedas disfrutar. Revive las emociones de tu viaje sí es que lo realizaste, haz cosas que te gusten en tus días de descanso. Date cuenta que la rutina diaria y la vida laboral no son tan desagradables.
  6. Abandona la oficina en el momento correcto. Es imprescindible que te relajes, y sepas cuándo ya has cumplido con todo lo que corresponde hacer en el día para la institución en la que trabajas.
  7. Evita las multitareas. Al volver a la rutina, tal vez tengas un sentimiento que te obligue a hacer muchas cosas al mismo tiempo para compensar todo el tiempo que perdiste al salir de vacaciones. Prioriza.
  8. Planifica tus próximas vacaciones.

“Date cuenta que una de las mejores decisiones que puedes tomar en la vida, es la de disfrutar tus vacaciones, que no tiene que tener mucho lujo; con tal de que se centren en la búsqueda del espacio y el tiempo para encontrar tu felicidad, con o sin gente a tu alrededor” (John P. Baumgarten, 2016).