(55) 56.77.93.07 y (55) 56.77.91.94 contacto@sicapacitacion.com

En este tiempo, ya no es de sorprender que el clima de las ciudades sea algo extremoso, aunado a esto, lamentablemente es mucho más común que las urbes sufran daños por estos cambios meteorológicos radicales, entre estos casos, una afectación recurrente en tiempos de lluvias son las inundaciones, y no siempre son algo que podamos evitar al manejar, por ello es muy recomendable tener ciertas medidas precautorias para librarnos de momentos estresantes o daños a nuestra integridad y vehículo.

La primera acción evidente ante una calle anegada de agua es el uso del sentido común, ante todo la prevención juega un papel ponderante, y si nuestra integridad, la de nuestros acompañantes y la del vehículo están en juego, lo preferible será evitar esa vía y tomar rutas más secas, de no tener otra opción las recomendaciones al manejar en trayectos mojados mencionan que el primer elemento al transitar por zonas con abundante agua es estar alerta, guardando la calma, ya que al verse rodeado por el agua la tendencia es entrar en pánico, y eso después genere un descontrol que lleve a agravar la situación, la velocidad a la que vayamos en zonas con condiciones como las mencionadas será de 50 Km/h ya que al ir a más velocidad podemos perder el control del vehículo ya que el asfalto, frenos y llantas mojadas generan derrapes, así mismo si ya se tiene un nivel considerable de agua, es importante tener como referencia banquetas o postes que estén a nuestro alrededor para “tantear” la profundidad, ya que no se requiere de mucha profundidad para que nuestro carro empiece a flotar y quede a merced de la corriente a este efecto de separación del auto del asfalto se le conoce como aquaplanning, así mismo por más pesado o estable que consideremos nuestro automotor, por ningún motivo se recomienda adentrarse en el cauce del agua, ya sea a favor, en contra o perpendicularmente, la magnitud con la que circula el agua puede desbalancear el carro e incluso voltearlo, al entrar al agua se recomienda encender las luces intermitentes y hacerlo a baja velocidad ya que al hacerlo bruscamente podemos hacer que entre agua al motor, o al sistema eléctrico y se genere un corto circuito que haga que se apague el vehículo, una vez dentro del agua se debe llevar el carro en la primera velocidad manteniendo una velocidad constante, de requerir disminuir la velocidad hay que seguir presionando el acelerador, para que los gases que se encuentran en el sistema de arranque se mantengan y no absorba agua ya sea por el escape o el frente del auto, el hacer cambios de velocidad dentro del agua puede permitir que se filtre el agua al motor y esto genere que se desvíele, y quede totalmente inservible nuestro motor, así mismo no es nada recomendable estar mucho tiempo bajo el agua ya que también esto puede provocar un corto circuito que apague el carro dejándonos varados en medio del agua, si se llegase a apagar el auto, se debe insistir en encenderlo, si nos ocurre el infortunio de que esto último no sea posible por una falla mecánica y el nivel del agua ingrese al interior del vehículo es recomendable salir de inmediato del carro, ya que la presión del agua exterior puede provocar que no podamos abrir ni puertas ni ventanas hasta que se iguale la presión externa e interna y eso puede poner en peligro nuestra vida, por lo tanto y ante todo el guardar la calma y actuar con prudencia, nos permitirán en este tiempo de lluvias salvaguardar nuestra vida y patrimonio.